Un Día En Portofino

 «…I found my love in Portofino. Perché nei sogni credo ancor, lo strano gioco del destino, a Portofino m’ ha preso il cuore…»

Tal como lo dijo Bocelli, me enamoré en Portofino. Sólo necesité de un sólo día para quedar fascinada por este hermoso puerto de ensueño.

Luego de haber escuchado tantos comentarios y ver hermosas fotografías de ésta pequeña, pero muy pintoresca villa pesquera, me anime a finalmente visitarla y comprobar con mis propios ojos la belleza de Portofino.

¿Cómo y cuándo llegar a Portofino?

Hay muchas maneras de llegar a él, dependiendo de donde en Italia te encuentres. Personalmente yo me encontraba, en un crucero, pasando el día en Génova, uno de los puertos más cercanos a Portofino y de más fácil acceso, pues cuenta con el aeropuerto más cercano a esta pequeña villa de la Riviera Italiana.
Pues bien, lo primero que debes tomar en consideración es el día y la temporada en la que visitaras Portofino. La mejor época, pero también la más alta, es durante el verano entre los meses de Julio y Septiembre, época en la que mejor podrás disfrutar de la playa y del maravilloso clima mediterráneo.
A Portofino puedes llegar en auto, alquilando un vehículo o en taxi, esta segunda opción es la más costosa. Sin embargo, ambas son la forma más cómoda de viajar porque el trayecto es directo y breve (entre 30 a 45 minutos, dependiendo del tráfico). Otra opción es tomar el bus, hay dos líneas disponibles, el recorrido es alrededor de 1 hora y 30 minutos a 2 horas y 20 minutos, una vez más dependiendo del tráfico. Aunque resulta bastante económico, no es siempre la opción más barata y sin duda no es la más cómoda. 
Pero si eres como yo, que no sólo disfruta de ahorrar esos euros gastados de más, sino que también disfrutas de admirar los hermosos paisajes recorridos por las líneas del tren. Entonces esta opción es ideal para ti. Ubica la estación “Genova Brignole” y toma la línea que te llevara a “Santa Margherita Ligure Portofino”, la distancia es alrededor de 30 minutos y desde ahí deberás realizar un trasbordo hacia Portofino, tomando un bus o el ferry, ambos te llevan directamente a este valle pesquero de ensueño y el recorrido dura 1 hora y 30 minutos aproximadamente. El total gastado incluyendo los tickets del bus desde S. Margherita a Portofino es de 12.20€ por persona, ida y vuelta (7.20€ tren y 5€ bus). Cabe recordar que siempre es bueno fijarse el día en el cual viajarás. Además, si no dispones de tanto tiempo, como yo viajando abordo de un crucero solo por un día, debes saber que hay ocasiones en donde ocurren retrasos en algunas líneas de tren. Personalmente y por experiencia propia, te recomiendo siempre planificar tu regreso una o dos horas antes de lo que deberías, para evitar cualquier tipo de retraso en tus planes.

¿Qué hacer y ver en Portofino?

Portofino es una villa muy pequeña de apenas 530 habitantes aproximadamente. Como podrás imaginar no es tan grande, lo cual la hace perfecta para ser explorada en un solo día, sin gastar tanto dinero. Además, cuenta con una de las vistas más hermosas de la Riviera Italiana y la mayoría de actividades, a excepción de consumos, son gratuitas o bastante económicas.
 Al llegar a él, pude apreciar sus coloridas casas y hermosa arquitectura rodeada por extensas áreas verdes con una bahía y un mar azul cristalino donde pude ver los pintorescos barcos de pescadores. Portofino es simplemente mágico, no hay lugar a donde mires que no sea potencial “Spot Instagrameable” es que éste lugar desborda belleza por donde se le vea.
Entre sus principales lugares de interés y probablemente el más icónico es el “Castillo Brown” que data del siglo XVI, es una casa museo, la entrada tiene un costo de 5€ y vale la pena admirar sus jardines y su exposición de cuadros si eres amante del arte. Subir al castillo es recorrer un camino descubriendo lugares que están fuera de nuestra imaginación, ser testigo de las mejores vistas y encontrar lugares preciosos donde hacer fotos y disfrutar del momento. Otra pieza arquitectónica que no puedes dejar de visitar es la Iglesia de San Jorge, de color amarillo brillante data del siglo XII. Toma su nombre del santo patrón de Portofino cuyas reliquias fueran llevadas a la ciudad después de las Cruzadas y se guardan dentro de la iglesia en un Santuario. La entrada es gratuita y la pequeña plaza en frente ofrece maravillosas vistas de Portofino. Tampoco puedes dejar de visitar el famoso Faro de Portofino, donde podrás disfrutar de la vista, además, cuenta con un Lounge Bar muy recomendado. Por último, y no menos importante, no puedes perderte la playa en Portofino, una de las mejores de la Riviera Italiana, y que junto con el clima mediterráneo te garantizaran un día de verano inolvidable.
Estos son solo algunos lugares que personalmente puedo recomendar. Actualmente hay muchas actividades y excursiones ofrecidas dependiendo de cuanto estés dispuesto a invertir en este viaje. Si me preguntas y por mi experiencia, Portofino no es precisamente un lugar económico para veranear, sobre todo si decides quedarte más de un día, pero vale la pena visitarlo, aunque sea una sola vez, o en un solo día como lo hice yo. Una de las ventajas de este lugar, es que sus playas no están sobrepobladas o llenas, y además cuenta con hermosos restaurantes, con vistas increíbles y gastronomía exquisita, lounges y tiendas que en conjunto te brindarán la verdadera experiencia italiana.
Cuéntame si también tuviste la oportunidad de visitar Portofino y que fue lo que más disfrutaste, y si aún no lo has hecho ¿Ya lo agregaste a tu lista? Te esperamos en los comentarios.
Bon Voyage,
With ♥ 

Deja un comentario